¿Debería ser una asignatura la educación financiera?

¿Debería ser una asignatura la educación financiera?

Los problemas financieros de las personas adultas en muchas ocasiones derivan a que no recibieron en la escuela o en el hogar la debida formación financiera que les permite tomar mejores decisiones económicas en su vida personal. Así mismo, muchas personas fracasan en sus inversiones, sea cual sea el tipo de negocio, simplemente porque no cuenta con los mínimos conocimientos de administración, gestión y gerencia de capital, cuestión que solo se puede aprender con la adecuada educación financiera.

La importancia de saber administrar

Saber administrar garantiza el éxito en la vida personal, profesional, laboral y en cualquier emprendimiento, de allí, la importancia de contar con los conocimientos para incluso administrar dinero, tiempo y recursos en cualquier aspecto de la vida.

Los seres humanos desde muy jóvenes se enfrentan a las finanzas, ya sea desde ahorrar la mesada que le dan sus padres, administrar el dinero que le obsequian en su cumpleaños, navidad, el hada de los dientes o cualquier hecho que le genere en un momento dado la suma de un capital a su patrimonio. Así que, desde muy pequeños con situaciones comunes de la vida diaria, las personas están sometidas a la administración de sus recursos, entonces, ¿por qué no incluir la educación financiera en el pensum escolar?

Por lo tanto, la importancia de saber administrar es fundamental para cualquier aspecto de la vida de todas las personas, sin importar sus edades, pues cuando ese niño crezca deberá administrar sus recursos universitarios o el dinero que gane de su trabajo, para así ir poco a poco, creando un patrimonio e incluso pensar en la inversión para la posterior multiplicación del capital.

¿Cuánto sabe la gente de finanzas?

Este es otro análisis que se debe hacer, ¿cuánto saben las personas sobre las finanzas?, la respuesta más común es lo que ha aprendido de forma empírica o lo que sus padres o personas cercanas a su entorno le han podido enseñar.

Si bien, el aprendizaje empírico y el aprendizaje por repetición de conducta y prueba de aciertos y desaciertos son también una buena forma de aprender sobre las finanzas, no es una educación formal o profunda con la que se puede ahorrar grandes pérdidas de dinero o recursos, e incluso, se pueden ahorrar fracasos que traen como consecuencia críticas situaciones económicas que afectan la vida de las personas.

La educación financiera como asignatura

La educación financiera como asignatura escolar, implica el hecho que esta rama de estudio, sea considerada una materia valiosa y necesaria para el desarrollo de la vida de los estudiantes que se convertirán en adultos y que deben conocer al menos las nociones básicas de finanzas para administrar sus recursos.

Tal y cómo la matemática, geografía, historia, ciencias sociales y demás materias son parte del pensum escolar que forman a los niños y adolescentes en edad escolar y en educación media, forjándoles conocimientos y creando una cultura sobre diferentes aspectos educativos, la educación financiera también, debe incluirse en el pensum de estudio, para que mediante esta formación, se puedan educar adultos consientes de la administración de su dinero, bienes y recursos.

Imagen cortesía de confidencial (confidencial.com), todos los derechos reservados.

Deja un comentario